jueves, 20 de septiembre de 2012

No solo son recortes

Iba a escribir otro post totalmente distinto, incluso podría haberlo titulado igual. La palabra recortes esta al orden del dia.
Se habla de crisis en nuestros hospitales, de aumento de horas, de reduccion de los contratos, pero... Se habla de lo que importa en realidad? Es mi reflexión de hoy.
Hoy he sentido vergüenza. No había manos bastantes, no había material de calidad. " Esto es lo que hay, la cosa esta muy mal" me decían.
Excusas baratas!
Adoro ser enfermera, siempre me ha gustado tratar con personas, saber como se sienten, compartir sus sonrisas si las hay, llorar sus penas con ellos. Una amiga dice que el personal sanitario es un colectivo que destaca por su asertividad, y es cierto.
Por primera vez en mi vida no estoy dando a esas personas lo que merecen, y me siento parte responsable, como parte del sistema, este sistema que mira por el ahorro a toda costa, aun sabiendo que a medio plazo, incluso a corto plazo, esa manera de ahorrar se vuelve contra el.
Me he llevado el trabajo a casa, si; yo que era la que colgaba el pijama en la taquilla y colgaba todos los problemas del hospital, pues he sucumbido.
Mañana mas de lo mismo.
Cuando tratas con pacientes crónicos  los sientes como parte tuya, esa " pequeña familia" que formamos entre todos y de la que nos enorgullecemos.
Esta mañana he mirado a la señora que se dializa en el rincón, cardiopata, con la que hablo a menudo de su hijo, de su nuera, a la que recibo y despido cada dos días con un beso. He mirado al señor que " me lleva al altar" cada vez que lo acompaño al peso cuando sale, entre risas y marcha nupcial. He mirado a la chica guapísima , la que viene siempre con prisas, porque acaba de dejar a su peque en el cole. A mi niña "prefe" , a la que le pongo todos los días aquella foto mía con ella que nos hizo una compañera. Y me he sentido muy triste...
Cuanto tardaran en desaparecer todas estas maravillosas sensaciones? Quieren ahorrar, " hacer dialisis como churros", rentabilizar los recursos. ¿Donde quedara la humanización de la atención?
Los volvía a mirar a todos. Sabían que hoy, como esta siendo casi habitual, faltaba un enfermero en la sala. Nos preguntaban que donde estaba el que faltaba, pero nada mas, ajenos a lo desprotegidos que estaban hoy.
Pusimos nuestra sonrisa, como siempre, incluso gastamos alguna broma que otra, pero hoy no era igual para mi.
Me imagine haciendo otra cosa distinta de la que hago, tratando con papeles en vez de con personas, menos involucrada, pero mas cómoda. Fue un flash, solo duro un segundo si acaso.
Ha sido la gota que ha colmado mi vaso.
Pueden recortarme el sueldo, obligarme a hacer mas horas, trabajar con peores materiales... El ahorro...el ahorro... el maldito ahorro....
No tienen derecho a mermar mi vocación, lo que ha sido mi vida todos estos años, eso nunca, y hoy han estado a punto de hacerlo.
Necesitaba vomitar todo esto antes de dormir. Mañana será otro dia parecido, o no.
Llegare por la mañana, me pondré el uniforme y dejare mi vergüenza escondida en algún rincón de mi taquilla. Cuando entre en la sala me maquillare con mi mejor sonrisa, como todas las mañanas, e intentare hacerles a todos una mañana agradable.