viernes, 11 de abril de 2008

Grandes Personas en un Hospital Grande

Hoy mi post va de un caso en un Hospital Grande, puede ser cualquiera.
A veces oigo, o leo, quejas de lo mal que nos tratan a las enfermeras, salen noticias de agresiones a personal sanitario, estres laboral, mal ambiente en los centros sanitarios. Las leemos, si somos parte de ellas nos cabreamos unos días, nos quejamos y las dejamos luego pasar. En resumen, las olvidamos.
En nuestro trabajo, a veces llegamos incluso a normalizar cierto tipo de situaciones, puede que no voluntariamente. "Normal viene de norma". Cuando las normas no están claras, se llegan a olvidar, a adecuar a las situaciones y convertirlas en lo habitual , o simplemente a aceptarlas sin cuestionarlas.
Cuando las normas no están bien aclaradas (no digo claras), se recurre a menudo al "siempre se hizo así", "esto es lo que hay" y frases de este estilo.
Esto es peligroso, muy peligroso.
Existe un tipo de evidencia basada en la práctica, pero ¿qué ocurre si confundimos práctica con hábitos sin fundamentar, muchas veces obsoletos?
Explico esto para meterme de lleno en la historia.
Las personas que hayan trabajado alguna vez con pacientes de diálisis me entenderán mejor que las que no. No digo que todos sean iguales, no generalizo, pero he trabajado en diálisis en lugares distintos, y he hablado con varias personas de distintos centros y todos se han encontrado alguna vez con el perfil que describo, en mayor o menor medida.
Este parece un esperpento, una exageración, pero es real como la vida misma, como las bajas por depresión y como las denuncias por agresión.

Supongamos que llevamos sufriendo en silencio (y no es un spot) desde mucho, demasiado tiempo , las agresiones, despropósitos, descalificaciones e insultos de una determinada persona que se dializa con nosotros.


"Donde hay confianza, da asco" decía mi abuela. Y tenía razón. Es el inconveniente de tratar siempre a los mismos pacientes, a veces pecamos de confianza excesiva, puede que inconscientemente, pues el peso del tiempo se nota, pues puede que conozcamos a un paciente desde años. Es la contrapartida de poder realizar un seguimiento de nuestros pacientes muy continuado en el tiempo.
Esos insultos, ese comportamiento, lo sufrimos una y otra vez, a algunos nos afecta, a otros no tanto, nos quejamos, se hace poco o nada, se tranquiliza la situación y vuelta a las andadas. Se personalizan los insultos y descalificaciones, un día le toca a uno de nosotros, otro día le toca a otro ... "No vales para nada", "Tú solo estas aquí para hacer lo que yo diga", "A mí tú no me tocas hoy". Frases que nos llevamos fuera, a veces nos comprenden fuera de la sala, otras veces no. Incluso oímos a compañeros que no lo viven igual , "eres una exagerada".

"Los trapos sucios hay que lavarlos en casa" , decía también mi abuela, pero esta vez no tenía razón.


La situación crece y crece , y nosotros, pues también nos hacemos mayores, nos quemamos, nos hartamos pues "todo lo que va mal es susceptible de empeorar".


Un buen día, llega la gota que colma el vaso. Veo en las incidencias la letra de mi compañera, otra vez la ha liado esta persona, siempre igual. Veo luego a mi compañera mal, que viene a quejarse y cualquiera sabe qué ideas más desde renunciar a su contrato hasta pedirse una baja.
La arropamos, le decimos: "Tu sola no vas a ninguna parte", nos han agredido a todos, lo tuyo es nuestro, y aquí hacemos piña.
Y tanto que hacemos piña. Decidimos sacar los trapos a lavarlos fuera, aunque esté lloviendo, denunciamos por fin la situación, ya no vale normalizar la violencia, hay que sacarla fuera, hay que decir que nos sentimos acosados, agredidos, no podemos trabajar así y los responsables deben tomar medidas.
Y las medidas se van tomando, los responsables se enteran de lo que está pasando, más bien, destapan sus oídos, que estaban algo sordos, y nos dicen que hemos hecho bien en comunicarlo, pues no sabían que la cosa había llegado hasta ese punto.
Yo, personalmente, me siento muy aliviada. El próximo día esta persona volverá a "liarla" con bastante probabilidad, pero nosotros estamos unidos y sobre todo, respaldados. Nos sentimos ahora muy fuertes.
Mucho se ha hablado de mal ambiente, de poco equipo , pero si antes estaba segura de que eso eran habladurías y mala prensa, ahora me ratifico: somos una piña, un autentico grupo compacto y poco a poco aprendemos a utilizar este arma para nuestro desarrollo profesional y personal.
Salga como salga esta historia, y sean cuales sean las acciones correctoras a tomar, nosotros, los de a pie, los que hasta ahora habíamos "tapado" , "maquillado" nuestra desazón, escondiendo nuestros problemas internos, sabemos que nunca más debemos tapar nada, las cosas deben saberse, y más si son de esta índole, y como parte del grupo debemos ser tomados en cuenta.
Hace tiempo puse un ejemplo de equipo, el de una barbacoa. Este es otro ejemplo, le pese a quien le pese.
Habrá personas que lean esto y no lo entenderán, a otras personas les sonará a algo.

11 comentarios:

Elena dijo...

Ya lo creo que me suena.Gran ventaja la de trabajr en un hospital publico teneis.En los centros concertados las enfermeras estamos vendidas.Los "gestores" no quieren lios,porque dependen del hospital y da mala imagen quejarse de un paciente.
He vivido situaciones en tercera en las que algun paciente ha agredido a compañeras, amenzado de muerte, o "simplemente" ninguneado su trabajo y persona. y si, somos una piña.Pero nadie denuncia, la empresa dice que no pasa nada y asi seguimos un dia y otro hasta que esto explote por algun lado.
El verdadero problema es darle alas a este tipo de personas, agresivas,frustadas, que por su enfermedad piensan que tienen derecho a todo, que no les pueden hacer nada.Noticia de ultima hora listillos, la insuficiencia renal no exime de responsabilidad penal, incluyendo el ingreso en prision si procede.
Denunciemos estas situaciones, pero no al supervisor o al gerente. No.A cada insulto, amenaza o agresion llamemos a la policia que para eso esta.

Ego dijo...

Cuando hay muchos trapos sucios, a veces lavándolos en grupo se tarda menor es rascar la mierda.
Ánimo en la lucha.
Un beso

alcazabilla dijo...

Hola a tod@s. Yo que también trabajo en un hospita grande, que pasado 6 semanas fuera de la unidad donde habitualmente trabajo. Antes de volver a la unidad, se me ocurrió enviar un mensaje a mis compis diciéndole todo lo que los valoraba y que eramos fantásticos, aunque algunas voces digan lo contrario. Lo que escribe romureda es un gran ejemplo de ello. ME ALEGRO POR TODOS.

romudea dijo...

Elena: tu comentario confirma mis sospechas, este tipo de personas te las encuentras donde sea. Así que ánimo y sigamos denunciando.
Ego: pues si, cuantas más personas nos pongamos a lavar, antes acabaremos.
Alcazabilla: muchas gracias por el mensaje enviado, que cala hondo en tod@s tus compis, y seguramente te valoran a tí igual que tú a ell@s.

Señor Oscuro dijo...

No entiendo que haya pacientes así. La verdad es que a mí, hasta ahora, las veces que he asistido al hospital las enfermeras me han tratado bien, pero siempre hay algún energúmeno que se cree el centro del mundo y que solamente hay que atenderlo a él. Aunque también hay que hablar de enfermer@s que tratan a los pacientes como basura, y eso lo he presenciado pero no atendiendo a mis necesidades, afortunadamente.

Un saludo.

Maria Jose dijo...

Hola enfermerita pase a visitarte espero que ya no este lloviendo y que ya no estes melancolica...

Besos
mariajose

bloggerxero dijo...

holaaa!! me ha encantado y gustado mucho tu blog!! feliciades, tienes muy buenas entradas, y creo que es muy interesante leerte! quisiera intercambiar enlaces con tu blog, los mios son Bailando por un sueño bailandoya y primicias de la farandula - soloprimicias espero que me aceptes en tu blogroll! exitos un saludo!!!

romudea dijo...

Sr. Oscuro: lo que más abunda son gente correcta y educada a uno y otro lado.
M.José: saludos y ya pasaré a visitarte.
Bloggerxero: Linko vuestros blogs. Un saludo y gracias.

La enfermera mas dicharachera dijo...

Aaaaaaaaaaaaaay........... compi que te tengo abandonaica... Jo es que ya sabes que he estado,liadilla... jop.
Claro qe me suena la situación. Y de bastante que me suena. A mi como que me ven mi semblante serio y borde (los despotas, con el resto soy todo corazon)y no me dicen mucho.
De todas formas... hay cada compañero... pocos por suerte pero... unos cardan la lana y otros llevan la fama que se dice. Yo la tuve con un enfermero cuando mi padre estuvo ingresado porque se negaba a darle una buscapina, aun estando correctamente pautada, y necesitandola mi padre. Al final se la acabó dando. Pero me faltó un tris para poner una reclamación a su nombre... Eso si siempre le hable sosegadamente sin alzar la voz y con la razon en la mano. Aunque este debe ser un caso especial, porque no se habla con ninguno de sus compañeros...

Respecto a los pacientes, solo decirte, que aunque te salga de dentro, no te impliques, no te lleves a casa los problemas. Ellos seguirán con sus vidas y tu debes hacer lo mismo con la tuya. Atiéndelos lo mejor posible, pero ya.

Un besote.

La enfermera mas dicharachera dijo...

Ah. Y espero de verdad que los superiores a quien es se lo habeis comunicado, legado el caso os defiendan de verdad y no os dejen en bragas. Que también pasa. Ponen buenas palabras por delante, pero a la hora de la verdad.... las palabras se las lleva el viento.
Otro beso!

romudea dijo...

Compi: ha salido todo perfect y los superiores se portaron (me refiero a los resposables generales del hospi).