lunes, 19 de noviembre de 2007

Por qué no te callas ?


Sí, por qué no te callas?
A veces dan ganas de decirlo, y acompañado por algún que otro taco bien dicho, pero tenemos que guardar la compostura. No está bonito ni es de persona respetuosa andar diciendo barbaridades por medio de de los pasillos de un hospital, sobre todo de un HOSPITAL GRANDE.
A veces viene algún Señor/a Dr./a Don/a Fulanito de nosequién a tocarte las narices.
Sobre todo si son de la ultima generación de Doctorcitos-sin idea- prepotentes- con megacochazo por supuesto, que pululan por los hospitales solamente desprestigiando al resto de compañeros, ya sean sus propios compañeros de estamento (bueno, menos, ya que el corporativismo está muy arraigado entre el estamento medico), y sobre todo a la enfermería.
- Señorita, le he dicho que a esta paciente se le debe de poner en la habitación ya! - nosotros nos callamos porque no merece la pena comenzar una discusión que no va a ninguna parte y sabemos que si la paciente no está en la habitación YA es porque la paciente anterior (la cual tiene el alta hace solo 15 minutos) todavía está esperando a que venga su familia a ayudarla a recoger sus cosas.

_ Señorita ! este paciente debe de recibir tratamiento aquí en esta sala y no en otra .
_ Lo siento,pero es en la otra, aquí no hay sitio.
_ Y quien ha dicho eso?
-¿ Ha hablado con su compañero? - y sabes perfectamente que su compañero te ha ordenado todo lo contrario el día anterior, pero como no se hablan entre ellos, no existe la comunicacion de tales ordenes, ni el consenso, ni la puesta en común, el trabajo en equipo brilla por su ausencia.
_ Este paciente recibe el tratamiento aquí porque lo ordeno yo!
Entonces te vienen a la cabeza aquellas fotos de una cena del servicio con el tal Don con una borrachera de campeonato ( y yo pensando: claro, si estos niñatos de ahora no saben beber), y también te viene a la cabeza el mes pasado, que salió huyendo y se metió en su despacho porque un paciente se le puso agresivo .
Te vienen a la mente un montón de escenas y piensas, "qué infeliz"; y entonces, en vez de seguirle el rollo y mordiéndote la lengua para no soltarle un
POR QUE NO TE CALLAS
respiras hondo, cuentas hasta 20 y llamas a tu supervisora para que lo aclare todo

1 comentario:

NuRieta dijo...

que post...me veo tan reflejada....