lunes, 1 de octubre de 2007

Cuando te sientes desprotegido...

Hola, de nuevo os saludo desde el anonimato.
¿Qué hacer cuando uno se siente desprotegido en una situación de sobrecarga?
Mejor dicho: cómo salir de una situación en la que sabes que o te mueves deprisa y te enfrentas al sistema, o no puedes proteger a tus intereses.
Me explico: supongamos una de estas situaciones. Suelen pasar a menudo en los hospitales grandes (léase diferencias entre hospital grande y gran hospital , escrito el día anterior).
En estos hospitales grandes, donde la organización es tan compleja, tanto que no la entienden ni los propios organizadores de la misma, se dan situaciones en las que los intereses van variando según la manera de realizar las peticiones y según la persona que las realice.
El otro día sin ir más lejos, y seguro que a alguien le sonará o habrá vivido algo parecido.
Esto de "me voy a llevar de aquí a un enfermero por un rato, que en la planta tal están desbordados", sabiendo el supervisor de guardia que si se lo lleva, la planta o unidad que se queda desbordada es precisamente la unidad de la que ha sacado el enfermero en cuestión; y sabiendo además que no es para un rato, que es para no traerlo más.
Y ya no digamos si se trata de un servicio o unidad con características especiales.
Esto de "desvestir un santo para vestir a otro" algunos cargos, jefes o lo que sean, lo llevan a rajatabla. Su prioridad parece (y no quiero pensar mal) es echar las horas de la guardia lo mejor posible, y sin meterse en muchos berenjenales, que la tarde o noche es muy larga y pueden suceder muchas cosas.
Pues no lo dejamos, se llevó al enfermero, y tanto insistimos, tantas fueron las llamadas de teléfono, las presiones, incluso las amenazas solapadas, que tuvo que rectificar, tarde, pero rectificó. Puede que esto nos traiga represalias de algún tipo, con la organización o con el estamento médico, o que sé yo , pero lo bien que te sientes cuando ves que lo que has conseguido es lo justo, no tiene precio.
Al principio de mi reflexión he citado a "mis intereses". Puedo parecer cargante, o demagoga, pero mis intereses más defendibles son los propios pacientes, esos que en la cama , con sus agujas pinchadas, y sin enterarse de mucho, todo les parece bien, si lo dice el medico, estará bien; si hay que tomarse esta medicación o hacerse tal o cual prueba, es que es necesario.
Benditos ellos, no saben cuan difícil es en ocasiones tratarlos como deben ser tratados.
Si yo estoy desprotegida frente al sistema, ellos también. Si el sistema no me deja hacer mi labor con profesionalidad, no puedo atenderlos con la profesionalidad que se merecen. Me gustaría tener los medios necesarios, los conocimientos necesarios, las instalaciones necesarias, no las tengo.
Pero desde aquí pido al sistema que me deje tener la dignidad profesional necesaria para poder atender a mis pacientes como se merecen; y si para conseguir esto me tengo que pelear con el sistema, que vayan preparando el ring, pues quedan más asaltos.
Hasta mañana.